AA
2016.11.03 

Compartiendo desde detrás de los muros. ASTUTO, DESCONCERTANTE Y PODEROSO

Muchas veces mi enfermedad intentaba dejarme creer que no había problema en ‘tomarme un solo trago’, pero como todos ya sabemos es astuto, desconcertante y poderoso. Al ponerme a pensar en mis diez años de beber, no puedo acordarme de una sola vez sin laguna mental.
Estoy muy agradecido por la Comunidad de Alcohólicos Anónimos y el Grupo de Acción del Jueves por la noche. Tenemos algunos voluntarios maravillosos que vienen aquí y comparten con nosotros su experiencia, fortaleza y esperanza. También me siento muy agradecido por Grapevine. Leí el número de enero de 2015, ‘Joven y sobrio’, y me pareció sumamente inspirador el que no sea yo la única persona de mi edad (27) en lograr la sobriedad. He leído el Libro Grande. Voy a salir pronto en libertad y quiero tener todo listo para poder ir directamente a una reunión.”
— Christopher S., Región Sudeste
ASUMIENDO LA RESPONSABILIDAD
“Gracias por todo lo que hacen por mí. Estoy cumpliendo una condena de por vida por un crimen que para cuando estaba borracho. En muchos respectos me parecía que la vida se me había acabado, hasta que me metí en un programa de recuperación de un año que se basaba en los Doce Pasos. No es fácil examinarse a uno mismo seriamente y asumir la responsabilidad por su vida. Yo me gradué del programa. El año pasado murió mi papá. Estoy agradecido de que los dos estábamos sobrios y que teníamos una buena relación. No siempre era así. Hoy todas mis relaciones son mejores. Incluso mi familia dice que están orgullosos de mí y de los cambios que he dado en mi vida. Nada de esto hubiese sido posible sin A.A. Mientras sigo por este camino me gustaría tener la opción de mantener correspondencia con un miembro de A.A. de afuera”.
— Eric F., Región Sudoeste
Compartiendo desde detrás de los muros Invierno 2015