AA
2016.11.04 

*Pensamiento del día 4 de Noviembre *. Puedo hacer cosas que nunca hice antes.

El alcohol me quitaba la iniciativa y la ambición. No podía reunir la energía para empezar algo. Dejaba resbalar las cosas. Cuando estaba borracho, estaba demasiado inerte hasta para ponerme los zapatos. Ahora puedo dedicarme a hacer algo. Puedo escribir cartas cuando es necesario; puedo hacer llamadas telefónicas; puedo hacer arreglos caseros; y puedo dedicarme a mis pasatiempos. Siento el impulso de crear, ese impulso creador que estaba completamente sofocado por el alcohol. Estoy libre para realizar mis obras nuevamente. – “¿He recuperado mi iniciativa?”.
*Meditación del Día*
“En tu presencia hay alegría plena. A tu diestra hay goces imperecederos”. No podemos encontrar la verdadera felicidad buscándola. El buscar el placer no trae la felicidad a la larga, sino que la desilusión. No hay que buscar esta alegría plena en el placer. No puede lograrse en esa forma. La felicidad es el producto de la vida recta. La verdadera felicidad llega como resultado de vivir en todos los aspectos en la forma en que se crea que Dios desea que vivamos, tanto con respecto a nosotros mismos como en relación con los demás.
*Oración del Día*
Ruego que no busque siempre como meta el placer. Pido estar satisfecho con la felicidad que bien de hacer lo que la conciencia dicte.
🌷