AA
2016.11.04 

Biografía: Sylvia K., Chicago, Illinois. Biografia: "Las LLaves al Reino"

Sylvia K., Chicago, Illinois.
(The Keys to the Kingdom -- Sylvia Kauffmann, Chicago, IL.
(p. 304 in 2nd and 3rd editions, p. 268 in the 4th edition.)
Pioneros de A.A.
"Esta señora mundana ayudó a desarrollar AA en Chicago y así pasó las llaves a muchos."
De acuerdo al indice de las tarjetas de los miembros elaborado por el grupo de Chicago, la fecha de Sylvia de sobriedad fue 13 de septiembre 1939. A causa de las recaidas de Marty M. ("Las mujeres también sufren"), Sylvia pudo haber sido la primera mujer en alcanzar la sobriedad a largo plazo
.
Sylvia fue criada en un buen ambiente con padres amorosos y conscientes y le fueron dadas todas las ventajas: las mejores escuelas, campamentos de verano, vacaciones en hotel y de viaje. Bebió su primera copa a los dieciséis años y le encantó lo que hizo por ella.
Ella fue el producto de la época de la prohibición de la posguerra de los años 20. Se casó a los veinte años, tuvo dos hijos y se divorció a los veintitrés años. Esto le dio una buena excusa para beber. A los veinticinco años se había convertido en una alcohólica.
Ella comenzó a hacer la ronda de los médicos con la esperanza de que uno de ellos pudiera encontrar una cura para sus dolencias , en su mayoría le prescribieron sedantes y le aconsejaron reposo y moderación.
Entre las edades de veinticinco y treinta lo intentó todo. Se mudó a Chicago pensando en que un nuevo ambiente le sería de ayuda. Trató todo tipo de cosas para controlar su consumo: la dieta de la cerveza, la dieta de vino , beber de cuando en cuando, medir lo que bebia, y el espaciamiento de las bebidas. Nada funcionó.
Los siguientes tres años se la vio en sanatorios, una vez en estado de coma durante diez días en el que que ella estuvo a punto de morir. Ella quería morir, pero había perdido el coraje de intentarlo.
Alrededor de un año antes de este momento había un médico que no se dio por vencido con ella. Lo intentó todo lo que podía pensar, incluso asistir a misa todas las mañanas a las seis de la mañana, y la realización de los trabajos más serviles a los pacientes de caridad. Este médico tenía al parecer el conocimiento intuitivo queayudar a otros y la espiritualidad podrían ser la respuesta.
En el 1939, este médico oído hablar del libro Alcohólicos Anónimos, y escribió a Nueva York para obtener una copia. Después de leerlo se lo metió bajo el brazo y llamó a Sylvia. Esa visita marcó el momento crucial de su vida.
Debe de haber estudiado el libro cuidadosamente porque asumió su consejo. Él le dio los hechos fríos y duros sobre su estado, y que ella iba a morir de alcoholismo agudo, desarrollar un cerebro húmedo, o tener que ser internada de forma permanente.
Entonces él le habló sobre un puñado de personas en Akron y Nueva York, en quienes parece haber funcionado una técnica para la detención de su alcoholismo. Le pidió que lea el libro y hablase con un hombre que haya experimentando el éxito usando este plan. Este fue Earl T., el "Sr. T" a quien se refiere en la página 309 del libro grande.
Earl le sugirió visitar Akron. De acuerdo con Bill W., ella tuvo un comienzo lento allí, y también pudo haber sido una adicta a las píldoras. Ella tomó una gran cantidad de pastillitas blancas que según ella eran de sacarina, y nadie podía entender por qué estaba tan floja de piernas. Una enfermera fue en avión, presumiblemente desde Chicago, para cuidar de ella.