AA
2016.11.07 

*Pensamiento del día 7 de Noviembre *. He perdido muchos de mis resentimientos.

He aprendido que el desquitarse no hace ningún bien. Cuando tratamos de vengarnos, en vez de sentirnos mejor quedamos frustrados y defraudados. En vez de castigar a nuestros enemigos, sólo lastimamos nuestra tranquilidad. No vale la pena alimentar el mal humor, porque quedamos mucho más lastimados. El odio causa frustración, conflicto interior y neurosis. Si damos rienda suelta al odio, nos hacemos odiosos. Si estamos resentidos. Los demás se resienten con nosotros. Si no nos cae bien la gente, no le caemos bien a ella. La venganza es un veneno poderoso para nosotros. – “¿He perdido mis resentimientos?”.
*Meditación del Día*
No somos tanto nosotros como la gracia de Dios que hay en nosotros lo que ayuda a los que nos rodean. Si ayudáramos aun a los que no nos caen bien, veríamos que no habría ningún obstáculo para ser utilizados por la gracia de Dios. Nuestro propio orgullo y egoísmo son los mayores obstáculos. Hay que apartarlos del camino, y entonces la gracia de Dios fluirá a través de nosotros hacia las vidas de los demás. Entonces todos aquellos que se relacionan con nosotros podrán en alguna forma ser ayudados. Hay que conservar el espíritu abierto, libre de aquellas cosas que hacen que la vida sea vana e inefectiva.
*Oración del Día*
Ruego que todos los que tengan comunicación conmigo se sientan mejor por ello. Pido tener cuidado de no abrigar en mi corazón todo aquello que pueda alejar a la gente.
🌷