AA
2016.11.11 

In Memoriam—. John L. Norris, M.D. (El Dr. Jack). El trabajo del Dr.

Jack Norris estaba tan entrelazado con la historia de Alcohólicos Anónimos, comunidad que dirigía y servia, que es difícil diferenciar entre los dos. A invitación del co-fundador Bill W., el Dr. Jack se hizo custodio de la vieja Fundación Alcohólica (a la que mas tarde se puso el nombre Junta de Servicios Generales) en enero de 1951. Sirvió como su presidente desde 1961 hasta 1978, cuando se retiró convirtiéndose en presidente emérito, puesto en que siguió trabajando
enérgicamente hasta su fallecimiento el 13 de enero de 1989. Así que su servicio extraordinario duró 38 años de los 54 años que A.A. tiene en existencia.
Durante estos 38 años asistió a todas las Conferencias Generales que se celebraron; estuvo presente en todas las reuniones trimestrales de la Junta, excepto cuando estaba enfermo, y lo estaba muy infrecuentemente; asistió a todas las Convenciones Internacionales; asistió a todos los Foros Regionales y a todas las Reuniones de Servicio Mundial durante los 17 años que servia como presidente.
Bob H., antiguo gerente general de la G.S.O., en su charla de despedida en la Conferencia de 1977, dijo de El: "Recuerden a este hombre con amor. Nunca veremos a ninguno parecido." Y los de A.A. en todas partes del mundo lo apreciaban mientras vivía y seguirán haciéndolo mientras exista Alcohólicos Anónimos. John Lawrence Norris nació en Dorchester, Massachusetts, el 24 de septiembre de 1903, y asistió a la escuela secundaria en Needham, Massachusetts. Se graduó en Dartmouth College en 1925 y, tres años mas tarde, en la Facultad de Medicina de Dartmouth. Recibió su titulo de M.D. de McGill University en 1931.
El joven doctor abrió su consultorio privado en New London, New Hampshire. En aquel entonces la Compañía Eastman Kodak de Rochester, le ofreció un puesto como Director Asistente de Medicina y lo aceptó. Eso era un campo nuevo, en el que el Dr. Jack se convirtió en un líder, sirviendo mas tarde como Presidente de la Academia de Medicina Ocupacional Norteamericana, la Asociación de Medicina Industrial y la Academia de Medicina Preventiva del Estado de New York.
El Dr. Jack confesó que en sus primeros años en Rochester, el era un buen ejemplo del medico que "no podía distinguir entre el alcoholismo y la ulcera." Eso lo dijo refiriéndose a su introducción a A.A. en 1941, historia que le encantaba contar. Un director de Kodak que se llamaba Bert había sido enviado a el con dolores de estómago, los cuales el Dr. Norris diagnosticó como una ulcera. Durante varias semanas el paciente se quedó en casa, todavía a sueldo, hasta que una enfermera que El Dr. John L. Norris le visitaba advirtió al doctor que la "ulcera" era con toda probabilidad un tipo de "fachada" para disimular el alcoholismo.
Cuando el Dr. Norris pidió a Bert que viniera a consultar con el, el empleado admitió sin rodeos que
tenia un problema con la bebida. El doctor tomó una acción revolucionaria en aquel entonces, pero que se convirtió en la norma de los programas empresariales mas tarde; le dijo, "Únase a A.A. (Dr. Jack habIa oído hablar del programa, pero sabia poco de el), busque un trabajo en otra parte y, cuando crea que está listo, vuelva aquí." Bert lo hizo. Y unos siete meses mas tarde, reapareció en buena salud diciendo "Soy libre, libre por fin." Kodak le volvió a contratar dándole un puesto responsable.
Bert y el Dr. Jack se convirtieron en equipo, usando la misma magia con otros empleados que se presentaban con síntomas del alcoholismo. "Yo diagnosticaba el problema y les decía la dura y escueta verdad", el Dr. Jack explicó. "Entonces, llamaba a Bert para que el siguiera con el trabajo. Nuestro Indice de éxito era estupendo."
Bert también se hizo el "padrino A.A." del Dr. Jack, y lo llevaba a reuniones, incluyendo dos grandes reuniones publicas a fines de los años 40, en las que habló Bill W. El Dr. Jack se quedó enormemente impresionado. Y a Bill evidentemente le impresionó mucho el doctor, ya que en 1950 le telefoneó para invitarle a servir como custodio.