AA
2016.11.13 

El Espíritu de La Rotación Mantiene A.A. con Vida

Se habla mucho de "los viejos descontentos" en comparación con "los estadistas antiguos" y del "aprender a despedirse," en el Foro Regional del Noreste de 1983, celebrado en Somerset NJ. , en donde se reunieron muchos miembros de A.A. para una sesión animada y franca sobre "La Rotación: Lo que Significa para Nuestra Área." Las presentaciones, dadas por delegados de la Conferencia, abordaron muchos aspectos del tema.
Haciendo notar que la rotación es "el método principal que tenernos par evitar que el poder, el prestigio y el deseo de reconocimiento personal desvirtúen nuestras buenas intenciones," Frank R., delegado de Maine, destacó su importancia "para refrenar estas motivaciones.’ Puesto que la rotación en todos los puestos de servicio-desde la junta de custodios hasta la G.S.O. y los grupos locales-limita la duración del servicio individual, "Presenta también al principiante la oportunidad de servir," dice Frank.
Dick D., delegado de New Hampshire, dice que su iniciación en la rotación tuvo lugar cuando "me pidieron que no continuara preparando el café para mi grupo. En este momento me di cuenta de que "tengo que dar para poder mantener" aquel sentimiento maravilloso."
Desde entonces, Dick ha rotado ocupando diferentes puestos de servicio, a menudo despidiéndose de su cargo con desgano. "No obstante, aprender a despedirse ha significado un desarrollo personal para mi. La única cosa que espero es, cuando venga el momento para despedirme de este trabajo de delegado, me convierta en un ’estadista antiguo’ y no en un ’viejo descontento.’"
(Su experiencia nos hace recordar los palabras de Bob H., antiguo gerente general de la G.S.O., quien, en una charla en la Conferencia sobre el tema de la rotación, dijo: "Cuando los servidores de A.A. dejan un puesto por rotación, están de acuerdo con la forma de la 1ey; pero, están de acuerdo con el fondo de la ley si tratan de seguir llevando la voz cantante? El no poder despedirse de un cargo puede transformarse en algo parecido a una enfermedad. A veces, esta gente desgraciada necesita ayuda a aprender a renunciar realmente. Puede ser que incluso tengamos que sacarles las manos del timón, por así decirlo. No importa lo que haya que hacer para que lo dejen, hágalo. Hara un favor a todos, incluso al ex servidor.")
Joseph L., el delegado de Connecticut, hizo uso de un trompo para mostrar que se necesita alguien para poner el trompo en giro y que, cuando acaba de girar en una área distinta de la en que empezó, se necesita otra persona para darle vueltas de nuevo. Recordó a sus conservidores que "se practica la rotación no para quitarle el trabajo a una persona, sino para asegurarse de que los egoístas no se arraiguen en el puesto y que todos tengan la oportunidad de servir." Ademas, dice, sonriendo abiertamente, "La rotación establece limites dentro de los cuales nosotros, los servidores, podemos estropear las cosas."
Sarah G., delegada de Vermont, destacó la importancia de una conciencia de grupo informada. "Cuanta mas gente informada hay para llevar el mensaje, tanto mas rápido y mas lejos se llevara," dice. Sin el principio de la rotación, ella hizo observar, la responsabilidad de llevar el mensaje pesaria sobre un puñado de gente y haría que la Comunidad se enajenara de nuestro Tercer Legado de Servicio.
Desarrollando este tema, Betty R., delegada del Oeste de Massachusetts, hizo notar que "lo importante es el mensaje de A.A., no el mensajero. Es el espíritu de la rotación que mantiene con vida nuestra Comunidad."
Compartiendo la experiencia de su grupo de origen en el Oeste de Pennsylvania, la delegada Carla K. dice que el coordinador hace la rotación cada semana, el secretario, cada mes (a diferencia de otros grupos, en los cuales los servidores alternan dos o tres veces el año).
"Esta practica funciona bien para nosotros," ella explica, "porque elimina los concursos de popularidad y mantiene los principios antepuestos a las personas. Todos los miembros tienen la oportunidad de servir y sentirse importantes."