AA
2016.11.15 

La gente se inclina a decir: "Hay algo peculiar en los alcohólicos.

Ellos parecen estar bien, sin embargo en cualquier momento pueden volver las espaldes y encontrarse de nuevo en su viejo camino. Con ellos nunca se puede estar seguro."
Esto es mayormente una tontera. El alcohólico es una persona enferma.
Con: las técnicas de Alcohólicos Anónimos se restablece -Es decir, su enfermedad se controla. No hay nada impredecible acerca de un alcohólico, al igual que no hay nada raro acerca de una persona que controle su diabetes.
Vamos a aclarar de una vez por todas que los alcohólicos son seres humanos.
De esta forma podrán salvaguardarse inteligentemente de la mayoría de las "recaídas."
En ambos círculos, profesionales y no-profesionales, existe la tendencia de clasificar todo lo que haga un alcohólico como "conducta alcohólica".
La verdad es que es simplemente naturaleza humana. Es sumamente erróneo el considerar muchos de los rasgos de personalidad en los adictos al licor como rasgos peculiares al alcohólico. Rarezas emocionales o mentales están clasificadas como síntomas del alcoholismo simplemente porque algunos alcohólicos las poseen. Sin embargo, estas mismas rarezas pueden ser encontradas también entre personas no-alcohólicas. En realidad éstos son síntomas de la humanidad Desde luego, el alcohólico tiende a pensar que el es algo diferente, algo especial, una persona con tendencias y reacciones exclusivas. Muchos psiquiatras, doctores y especialistas en terapia caen en las mismas ideas extremas en sus análisis y tratamientos para los alcohólicos. Algunas veces ellos convierten en un complicado misterio una condición que se encuentra en todos los seres humanos, ya sean estos tomadores de whiskey o de leche.
(Este artículo continuará en el próximo Boletín. Esperamos les guste.)
Box459 abril-mayo 1967