AA
2016.11.17 

Más preguntas sobre el anonimato

En el número de otoño de 2012 de Box 4-5-9 aparecieron varias preguntas y respuestas relacionadas con el anonimato al nivel personal —por ejemplo, dentro de las reuniones de A.A. y ante el público— y basadas en la Undécima Tradición de A.A. Como indica el primer párrafo de dicho artículo, éstas representaban solo una pequeña parte de las indagaciones que nos llegan a la Oficina de Servicios Generales. En este artículo tratamos de otras más.
P. “Hace poco en un artículo de prensa (o Internet o vídeo) apareció una foto de un miembro de A.A. junto con su nombre completo. ¿Le dirigirá la OSG una carta para indicarle que ésta es una violación de la Tradición de Anonimato de A.A.?”
R. La respuesta del miembro del personal de la OSG asignado al despacho de Información Pública probablemente sería algo parecido a lo siguiente: “Permíteme que te explique cómo tratamos las rupturas de anonimato aquí en la OSG. Cuando llega a la OSG una noticia documentada de una ruptura de anonimato y se puede identificar el área donde reside el miembro en cuestión, enviamos una carta de notificación al delegado de dicha área, con copias del artículo o trascripción y unas cartas modelo de respuesta que se pueden adaptar a la situación. El delegado normalmente escribe al miembro. Este procedimiento se basa en una Acción Recomendable de la Conferencia.
“Por lo general, no nos ponemos en contacto con los profesionales mediáticos con referencia a rupturas de anonimato si han basado sus reportajes en información que les facilitaba un miembro de A.A. Solicitamos la cooperación de la prensa en lo relacionado a mantener nuestra Tradición de anonimato, pero los reporteros no están obligados por nuestras Tradiciones al respecto. La responsabilidad de respetar la Tradición de anonimato no corresponde a los profesionales mediáticos sino al miembro individual de A.A.
“Siempre tratamos de comunicarnos de una manera que no sea punitiva y que no pueda ser interpretada como tal y de no causar aun más controversia escribiendo algo que puede ser publicado más tarde en un diario, revista, etc. como ‘La opinión de A.A.’.”
P. “¿Envía el miembro del personal la misma carta acerca de “Rupturas de Anonimato” al delegado cuando en un obituario se indica que el fallecido era miembro de A.A. y se publican también los nombres completos de otros miembros de A.A.?”
R. “En general les parece a los miembros de A.A. poco sensato romper el anonimato de un miembro incluso después de su fallecimiento, pero en cada caso, la decisión final le corresponde tomar a los miembros de la familia del miembro. Pero los miembros de A.A. están de acuerdo en que se respete el anonimato de los miembros de A.A. aún vivientes mencionados en los obituarios o en cualquier tipo de conmemorativo impreso o nota necrológica”. (“Comprendiendo el anonimato”, pág. 11)
P. ¿Tiene A.A. en su totalidad una política general en lo referente al anonimato póstumo de los cofundadores, Bill W. y el Dr. Bob?”
R. No. Pero en el año 2001 la Junta de Servicios Generales aprobó las siguientes normas que sirven de guía a los A.A. en toda actividad de información pública relacionada con los cofundadores de A.A.
“Las normas de información pública de la OSG deben servir para guardar al máximo posible el anonimato de todos los miembros de A.A. vivos o muertos, incluyendo a los cofundadores.
“El despacho de Información Pública existe en lo que se refiere al público en general como fuente de información relacionada con el programa de recuperación de la Comunidad de Alcohólicos Anónimos, no como fuente de información sobre miembros individuales de Alcohólicos Anónimos, vivos o muertos.