AA
2016.11.22 

Este fue profundizado aun más por mi amigo alcohólico cuando me dio a conocer el dictamen de usted sobre lo irremediable del caso de Roland H.

En el amanecer de mi experiencia espiritual, me llegó la visión de una sociedad de alcohólicos en la que uno se identificará con el otro y transmitirá su experiencia a otros más, en forma de cadena. Si cada víctima llevará la noticia sobre la incurabilidad científica del alcoholismo a cada nuevo candidato, podría estar capacitado para preparar a cada recién llegado para que viviera una experiencia espiritual. Este concepto demostró ser la base de un éxito tal como el que ha logrado Alcohólicos Anónimos, esto ha hecho posible que se operen experiencias de conversión casi al por mayor prácticamente todas las variedades indicadas por James-. Las recuperaciones que se han sostenido durante los primeros 25 años, ascienden a 300,000 aproximadamente. En los Estados Unidos y a través del mundo, hay ahora (1961) 8,000 grupos de A. A.
De tal modo que es a usted, al Dr. Shoemaker de los grupos Oxford, a William James y a mi médico, el Dr. Silkworíh, a quienes nosotros los miembros de A. A., les debemos este tremendo beneficio. Como lo comprenderá ahora claramente esta cadena sorprendente de sucesos, de hecho empezó hace mucho tiempo en su consultorio, y fue fundada directamente sobre la base de su humildad y su honda percepción.
Muchos miembros de A. A., se han dedicado a estudiar sus escritos. Y debido a su convicción de que el hombre es algo más que el puro intelecto, las emociones y un puñado de productos químicos con valor de dos dólares, ha sido usted especialmente acreedor a nuestro cariño.
La explicación de cómo creció nuestra sociedad, como desarrolló sus tradiciones para su unidad y como estructuró su funcionamiento, aparecen en los textos y folletos que le envío.
También le interesará saber que, además de la "experiencia espiritual", muchos Alcohólicos Anónimos han tenido una gran variedad de fenómenos psíquicos, cuyo peso acumulado es muy considerable. Otros miembros de A. A., han recibido una gran ayuda de sus colegas, después de su recuperación del alcoholismo en Alcohólicos Anónimos.
Puede usted estar seguro de que su lugar en el afecto y en la historia de nuestra fraternidad, es incomparable.
Con todo agradecimiento
William G W.
REPUESTA DEL DR.JUNG
Kusnacht, Zurich, 30 de enero de 1961
Sr. William G W.
Alcohólicos Anónimos
Nueva York 17
Estimado Sr.W.
Su carta ha sido verdaderamente bienvenida.
No volví á tener noticias de Roland H., y con frecuencia me he preguntado qué rué de él.
Nuestra conversación, sobre lo que él le dio a usted un informe adecuado, tuvo un aspecto que desconocía Roland. La razón por lo cual no le pude decir todo, fue que en ese tiempo tenía yo que tener sumo cuidado respecto a lo que me decía. Me había dado cuenta de que se me mal interpretaba en todas formas. Por tanto, tuve mucho cuidado cuando hablé con Roland H. Pero lo que realmente pensaba, era sobre el resultado de muchas experiencias con personas de su clase.
Su deseo vehemente de alcohol equivalía, en un plano inferior, a la sed espiritual de nuestro ser de integrarse, expresada en lenguaje "medieval", la unión con (*) Dios.
¿Cómo podía uno formular tal percepción en un lenguaje que no fuera mal interpretado en nuestro días? (*) "Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti, oh Dios, el alma mía" (Mi alma tiene sed de Dios. Salmo 41,2).
La única forma correcta y legítima para tal experiencia, es que si le sucede al ser humano en la realidad, y que sólo puede sucederle cuando camina por un sendero que lo ¡leva a una compresión más elevada. Puede uno ser dirigido hacia esa meta por medio de un acto de gracia o a través de contacto personal y sincero con amigos, o a través de una educación más elevada de la mente, por encima de los límites de mero racionalismo. Por su carta me doy cuenta de que Roland H., escogió el segundo camino, que, bajo las circunstancias, era el mejor de ellos.
Estoy firmemente convencido de que el principio nocivo que pr