AA
2016.11.22 

evalece en este mundo, lleva a la desconocida ¡necesidad espiritual, a la Perdición si no es

contrarrestada, ya sea por medio de una percepción religiosa, o por la pared protectora de la comunidad humana. Un hombre común que no esté protegido por una acción proveniente de arriba y que esté aislada en la sociedad, no puede resistir el poder del mal, que es adecuadamente llamado "el malo" (débil). Pero el uso de tales palabras suscita tantas equivocaciones, que no puede uno hacer otra cosa que conservarse a distancia de ellas lo más posible.
Estas son las razones por las cuales no le puede dar a Roland H., una explicación lo suficientemente completa, pero la estoy arriesgando con usted, porque he llegado a la conclusión por medio de una carta sincera y razonable, que ha logrado tener un punto de vista que está por encima de las trivialidades que usualmente se escuchan acerca del alcoholismo y que conducen a conclusiones erróneas.
Como usted ve, alcohol en latín es " espíritus ", y ustedes usan las mismas palabras para la más elevada experiencia religiosa y para el veneno más destructivo. Por lo tanto, una fórmula provechosa es;
"espíritus "contra espíritu "
Nuevamente le agradezco su amable carta y quedo suyo
Carl G Jung.