AA
2016.11.27 

PROBLEMAS DIFERENTES DEL ALCOHOL. (extractos)

Los extractos que aparecen a continuación, sacados de un artículo escrito por Bill W., cofundador de A.A. y publicado en el Grapevine, representan principios que han sido reafirmados por los miembros de las Conferencias de Servicios Generales de A.A. de 1969, 1970 y 1972.
• El problema de la drogadicción, en sus varias formas nos atañe a todos. Provocan nuestro más profundo interés y compasión. Muchos A.A., en particular aquellos que han sufrido de estas adicciones, ahora se preguntan: “¿Qué podemos hacer acerca del problema de las drogas—dentro y fuera de nuestra Comunidad?” Aparece a continuación una lista de las preguntas que se nos hacen con frecuencia:
1 ¿Puede hacerse miembro de A.A. un adicto a drogas o píldoras que no es alcohólico? No.
2 ¿Se puede llevar a tal persona a una reunión abierta de A.A., como visitante, para darle ayuda o inspiración?
Sí.
3 Si se permitiese esto, ¿se debería hacer creer a los adictos no alcohólicos que se han hecho miembros de A.A.?
No.
4 ¿Puede hacerse miembro de A.A. un individuo que toma drogas o píldoras, que también ha tenido un verdadero problema con la bebida?
Sí.
• Hay algunas cosas que A.A. no puede hacer para nadie, sean cuales sean nuestros deseos y sentimientos individuales. Nuestra primera responsabilidad, como sociedad, es asegurar nuestra propia supervivencia. Por consiguiente, tenemos que evitar las distracciones y las actividades con objetivos múltiples.
• La sobriedad—estar libre del alcohol—por medio de la enseñanza y de la práctica de los Doce Pasos, es el único propósito de un grupo de A.A. Repetidas veces, algunos grupos han emprendido otras actividades, y jamás han tenido éxito. También se ha aprendido por experiencia que no es posible convertir a los no alcohólicos en miembros de A.A. Tenemos que limitar los miembros de nuestra Comunidad a los alcohólicos, y tenemos que limitar nuestros grupos a un objetivo único.
Si no nos aferramos a estos principios, es casi cierto que fracasaremos. Y si fracasamos, no podremos ayudar a nadie.
• No veo ningún modo de convertir los adictos no alcohólicos en miembros de A.A. La experiencia nos demuestra claramente que no podemos hacer ninguna excepción, a pesar de que los que toman drogas sean, por así decirlo, parientes muy cercanos de nosotros los alcohólicos. Si nos empeñamos en tratar de hacer excepciones, me temo que esto perjudique al adicto mismo, así como también a la Comunidad de A.A. Tenemos que reconocer el hecho de que ningún individuo no alcohólico, sea cual sea aflicción, puede convertirse en alcohólico... y en miembro de A.A.
• No podemos permitirles a los drogadictos no alcohólicos hacerse miembros de A.A. Pero, como cualquier otra persona, podrán asistir a ciertas reuniones abiertas de A.A., siempre que los grupos mismos consientan, por supuesto.
Folletos que contiene el artículo completo se pueden obtener al precio de 15 centavos en: A.A. World Services, Inc. P.O. Box 459, Grand Central Station New York, NY 10163 o en aa.org