AA
2016.11.30 

“A.A. no es un regalo sólo para la gente oyente”’

Conseguir la sobriedad puede ser un camino difícil para cualquiera, pero para la gente sorda lo es todavía más. La gran mayoría de las reuniones de A.A. están orientadas sólo para la gente oyente, algo que Teresa K., del comité de Necesidades Especiales y Accesibilidad del Distrito 7 (Área 36) de las Ciudades Gemelas (Twin Cities), quiere que cambie.
“Decimos que somos una Comunidad, pero muchas veces nos quedamos estancados detrás del muro de la lengua y no tendemos la mano. Nos inclinamos a pensar que como no hay gente sorda en nuestras reuniones, entonces no hay alcohólicos sordos. Pero por supuesto que los hay. Lo que pasa es que ellos no vienen a las reuniones porque su impedimento les hace difícil participar”.
El grupo base de Teresa es el Capítulo Siete de Foxhall de Minneapolis, uno de los dos grupos que celebran reuniones abiertas con orador en el área de las Ciudades Gemelas empleando intérpretes de lenguaje por señas americano (ASL, por sus siglas en inglés). Y es más de lo que ofrecen muchas ciudades, señala Teresa. “Debido a la reputación de sus centros de tratamiento, Minneapolis atrae a muchos alcohólicos en recuperación, y de hecho hay un programa de tratamiento para sordos. Así es que hay una pequeña comunidad de sordos sobrios que buscan reuniones a las que puedan asistir después de la rehabilitación”.
El Capítulo Siete de Foxhall contrataba a una empresa para grabar por audio a los oradores y disponer de sus presentaciones en CD. Cuando la empresa retiró su servicio, el grupo decidió grabar las reuniones por su cuenta y difundir los archivos de audio a través de una suscripción gratuita por correo electrónico. Ese fue el primer paso tomar la decisión de contratar a un intérprete de ASL para que la gente sorda pudiera asistir a las reuniones y grabar por video al intérprete para poner las charlas a disposición de los que no pudieran asistir. (La otra reunión en el área de las Ciudades Gemelas que emplea un intérprete de ASL es la Reunión con Orador de los Tres Legados que publica los videos de ASL en un canal privado de YouTube a la disposición de individuos sordos que se suscriben al canal por correo electrónico.)
La decisión del Capítulo Siete de Foxhall de contratar y grabar a un intérprete de ASL provocó cierta controversia, desde luego debido a que costaba dinero. Mientras que el Google Drive, que almacena los archivos de video, sólo cuesta $25 al año por 200 gigabytes, un intérprete de ASL para una reunión por semana cuesta $80. “Y el gasto provocó cierta expresión de angustia”, dice Teresa, “lo cual es comprensible. A veces sólo vienen una o dos personas sordas a una reunión. Pero el problema es que las personas que son sordas empiezan a pensar, ‘Me están poniendo precio cuando trato de tener acceso a Alcohólicos Anónimos’. Es legítima la preocupación por el costo, pero, en general, tenemos que ver cómo resolvemos este asunto. Dice un principio espiritual que si hacemos lo correcto, ocurrirán cosas buenas”.
Teresa, que es oyente, empezó a trabajar con personas sordas “cuando vi a individuos sordos en nuestras reuniones y que la gente oyente no les estaba hablando. Así que decidí pasar tiempo con los sordos. Tomé una clase de ASL y aprendí un poco del lenguaje por señas. Y empecé a comprender algunos de los retos de tratar de salvar la distancia entre la gente sorda y la gente oyente y lograr que se hablaran entre sí”.