AA
2016.12.04 

’Saludos desde un río de la jungla...’. "Saludos desde un río de la jungla":

así empieza la breve historia de un nuevo grupo de A.A. que llegó recientemente al miembro del personal de la G.S.O. asignada al despacho de Ultramar. La historia, acompañada de una petición de ser oficialmente inscrito en el registro, fue enviada por George M. y un compañero anónimo, que viven cerca de Tejax, una granja/rancho/puerto deportivo/ centro de turismo a las orillas del Río Dulce. Tejax está a pocos minutos por barco de Fronteras, Guatemala. El Grupo Aguadulce de Alcohólicos Anónimos celebro su primera reunión el 4 de septiembre de 1995 con una asistencia de solo cuatro personas: "dos sobrios, un recaído y un borracho." Ahora tienen ocho miembros sobrios y se efectúan diez reuniones a la semana y está ayudando a establecer un grupo de habla hispana en el vecino pueblo de Fronteras.
La historia empieza así: "Saludos desde un río de la jungla. Hoy ha llovido. Es miércoles, así que tuvimos una reunión a las 9:00 de la mañana y otra a las 4:00 de la tarde. Hoy es el día en que se presentó Murphy. Ahora somos ocho. Nueve Si contamos a Rebecca que se estaba bebiendo una botella al día escondida en su barco. Dos miembros que llevaban cuatro y siete días sobrios le hicieron una visita de Paso Doce. Ahora ella esta de vuelta en Key West, sobria y asistiendo a reuniones."
El Grupo Aguadulce se formó cuando Barry, el gerente de un pequeño puerto deportivo, preguntó a algunos amigos si les interesarla empezar una reunión. El siquiatra de Barry le había dicho que dejara de beber y fuera a A.A., pero Barry no estaba sobrio todavía. En el núcleo del primer grupo estaba Tom que después de más de tres años de sobriedad, había vuelto a beber. Cuando a Tom se le pidió que volviera para ayudar a Barry, dijo, "De acuerdo-pero no voy a dejar de beber," a lo que replicaron los miembros sobrios, "Esta bien, necesitamos toda la ayuda que podarnos conseguir." En la primera reunión, cada uno de los miembros sobrios se preguntó, "¿De verdad quiero dedicar tiempo a este esfuerzo aparentemente vano?" Pero algo les convenció de hacer un "intento sincero" ’. por lo menos.
Y pronto empezó a cambiar el ambiente de la pequeña reunión. Tom cogió su primera ficha de deseo, y cuando él cumplió una semana sobrio, Jessica y Gene se unieron a la reunión, y unos pocos días más tarde, Barry logro su sobriedad. Jennifer, la madre de Jessica, después de pasar un tiempo observando nuestras actividades, decidió hacerse el miembro número siete.
La historia continua así: "Jessica no puede asistir a todas las reuniones porque vive río abajo a una hora por barco, así que hemos viajado a su casa unas cuantas veces en el cayuco de Barry para celebrar nuestras reuniones. En nuestra visita, hicimos una fiesta para conmemorar el primer mes de sobriedad de Early y darle su ficha de treinta días. (Un renombrado artesano anónimo hace nuestras fichas). Nos hemos divertido mucho visitando a Jennifer; su cómoda casa, construida sobre pilotes encima del río, y el almuerzo que nos preparó después de la reunión eran muy especiales."
Cada semana se efectuaban tantas reuniones a las que asistían tan pocos miembros que a veces todos se sentían agotados de hablar. Entonces, siempre se oía a alguien decir: "Pues, pronto llegará Murphy." Y se seguían celebrando las reuniones.