AA
2016.12.04 

La historia describe cómo son las reuniones hoy día:

"Celebramos nuestras reuniones en la pequeña palapa de Jessica y Gene, con su tejado de paja y abierta a la jungla. Aparte de los miembros regulares, suelen asistir a nuestras reuniones cuatro perros y varios gatos y gatitos. Nos dan lecciones de tolerancia. A menudo alguien interrumpe la reunión diciendo ’Mira allí, en esa rama de la que cuelga la liana hay un guacamayo’ o ’Allí mira, hay una de esas inmensas mariposas de color azul brillante.’ Y después de pasar un par de minutos admirando las maravillas de la naturaleza, volvemos al tema de la reunión. En algunas reuniones, puede que divaguemos y conversemos una rato sobre la historia de Guatemala o sobre las costumbres espirituales de los Mayas. Ayer leímos una historia corta bien escrita que tenia que ver con el alcohol. Charlamos, tomamos café, nos reímos y nos mantenernos sobrios.
"Si nos observaran algunos veteranos de los más estrictos, es posible que desaprobaran el ambiente relajado de nuestra reunión; pero para mí, uno de los verdaderos puntos fuertes del programa es encontrarme sentado en medio de ese flujo de energía positiva. Estas personas son quienes crearon lo que tenemos. Estar a las orillas de este hermoso río, plenamente vivo y sobrio, ver desarrollarse estas nuevas y sanas actitudes y personalidades, ser tan feliz-nunca me hubiera imaginado que podría ser posible."
La historia llega a su fin con la llegada de Murphy, quien, con sus 19 años de sobriedad, regresa de Alaska. Quién es Murphy? Simplemente otro alcohólico más que se está recuperando; pero por alguna que otra razón, el pequeño grupo que estaba luchando por seguir existiendo, se había resuelto a sobrevivir para estar allí cuando regresara Murphy. Es el Paso Doce en acción: las reuniones son velas que se encienden para todos, veteranos y recién llegados, y el Grupo Aguadulce asumió la responsabilidad de guardar la llama, de mantener la vela encendida, llueva o truene.
Box459 abril-mayo 1996