AA
2016.12.06 

Constance Ivy, supervisora no alcohólica del Departamento de Contribuciones de la O.S.G., dice:

“Recibimos toda clase de maravillosos mensajes de gratitud con las contribuciones de aniversario. Un hombre envía todos los meses de diciembre un calendario completo con un céntimo brillante de cobre pegado cuidadosamente a cada una de las 365 casillas del año.” Ella añade que el límite en la cantidad que se puede donar, que ahora es de $2,000 como máximo al año para cualquier miembro de A.A., se aplica rigurosamente, de acuerdo al espíritu de la Séptima Tradición de A.A. de Automantenimiento.
Pero no siempre fue así. Durante los primeros años de la Comunidad, con miras a convertir en realidad sus sueños de enviar misioneros a difundir el mensaje, de establecer centros de desintoxicación y casas de transición, los fundadores, muy entusiasmados pero muy escasos de dinero, fueron corriendo por aquí y por acá solicitando ayuda económica. Luego, en 1938, cuando A.A. no había cumplido ni tres años en existencia, John D. Rockefeller hizo su contundente comentario que cambió A.A. para siempre. Dijo que el dinero, seguido inevitablemente por disputas sobre el poder, la propiedad y el prestigio, “podría estropear esa cosa.” Y por lo tanto, como Bill W. dijo más tarde, para poder sobrevivir, “nos dimos cuenta de que, por primera vez, debíamos pedir la ayuda de los grupos de A.A.” (El lenguaje del corazón, pág. 64)
Dice Constance: “De vez en cuando una persona que no es miembro de A.A. nos envía una donación para expresar su gratitud; y tenemos que devolvérsela, porque la Comunidad se mantiene a sí misma por medio de la contribuciones de sus miembros. Algunas personas no saben que incluso hay un límite a la cantidad que los miembros pueden dejar en testamento a A.A. (queda explicado en el folleto “El automantenimiento—donde se mezcla el dinero y la espiritualidad). Pueden dejar $2,000 por una sola vez y no en perpetuidad. Y por ello tenemos que devolver cheques por cantidades mayores. Es una maravilla cómo funciona el programa.”
Box459 abril - mayo 2002