AA
2016.12.07 

¿Cuando un "pichón" es una persona?

La mayoría de los A.A., incluso aquellos poco propensos a disputar y que, por su naturaleza, "se dejan llevar por la corriente", tienen opiniones bien definidas, y a veces, entre ellos, completamente opuestas, en cuanto a poner a los recién llegados, o apadrinados, el nombre "pichón". Se puede ver mas fácilmente el porque después de echar una mirada al diccionario de la lengua inglesa que define la palabra correspondiente, "pigeon", asi: "un pájaro de la familia Columbidae, de cuerpo compacto y patas cortas" . . . "una paloma" . .. "una muchacha atractiva" ... "persona que se deja engañar fácilmente, 'primo' .. . y, en la jerga de poker, "una carta adquirida después del descarte, que mejora inmensamente la mano, o que la hace ganar."
Gracias a las investigaciones del Padre G., de Massachusetts, un historiador de A.A., que ha estudiado el tema a fondo, se puede decir ahora que la palabra "pigeon", tal como se utiliza en A.A., tiene mucha categoría, en plan histórico y lexicografico, apoyada por nombres distinguidos - desde el co-fundador de A.A., el Dr. Bob, y el escritor y comentarista social, H. L. Mencken, hasta aquella simpática y casi legendaria figura de la historia norteamericana, Benjamín Franklin.
En A.A., el termino nos llega directamente del Dr. Bob, que tenia la costumbre de usarlo en frases como: "Tengo que ver el pichón de la habitación 218" o "Un pichón viene a verme esta noche." Pero el Dr. Bob no cogió la palabra del aire, nos explica el Padre G. "AI Dr. Bob, ya que tenia un sueño ligero, le gustaba leer por la noche, y uno de sus escritores favoritos era Mencken, hombre muy bebedor y quien, al igual que el Dr. Bob, tenia mucha agudeza y gran desden de la superficialidad y la presunción."
En su libro El Lenguaje Norteamericano, publicado por primera vez en 1919 y revisado varias veces, Mencken dirige algunas de sus palabras mas duras a los Prohibicionistas; además, hace notar que Ben Franklin era el primer norteamericano en preguntar por que los asiduos de las tabernas nunca decían que otros clientes estaban borrachos, sino que estaban "adobados" [soused], "salados" [corned] o "guisados" [stewed] -"como si fuesen pájaros, pollos o pichones." Asi es, dice el Padre G., "que ese hombre de genio, Ben Franklin, a quien debemos el pararrayos, los lentes bifocales, la estufa de buen rendimiento, un eficiente servicio de correos y El Diccionario del Bebedor, nosotros los A.A., le debemos también nuestros "pichones".
A los A.A. que pueden sentirse ofendidos por ser comparados con un pichón, esta criatura tan frecuentemente difamada, el Padre G. les ofrece algunas palabras de consuelo. "No se desanimen" les exhorta, "consideren: el Dr. Bob, Mencken y Franklin podían haberles transformado en un oso, una abeja, un gato, un sapo, un ganso, una rata, un cachorro o un zorro."
"Franklin escribió, entre otras cosas, que los bebedores empedernidos 'desayunan con un sapo y medio'; que 'son muy gansos' o que 'se portan como perritos'. Observo además que los que frecuentaban las tabernas a menudo decían que los borrachos 'tenían ojos de pichón.' Y el Dr. Bob, que tenia un conocimiento amplio de su lengua materna (así como de los alcohólicos) llego a considerar a aquellos que tenían ojos de pichón como sus pichones." "Adobados" o sobrios, les amaba a todos.
Box459 navidad 1989