AA
2016.12.11 

*REFLEXION DEL 11 DE DICIEMBRE*. _*“UNA VERDADERA HUMILDAD”*_

_… debemos practicar una verdadera humildad._
_Todo esto a fin de que las bendiciones que conocemos no nos estropeen; y que vivamos en contemplación constante y agradecida de el que preside sobre todos nosotros._
_*DOCE PASOS Y DOCE TRADICIONES, p. 187*_
_La experiencia me ha enseñado que mi personalidad alcohólica tiene tendencia hacia la grandiosidad._
_Aparentemente con buenas intenciones, puedo salirme por la tangente al perseguir mis “causas”._
_Mi ego toma el mando y pierdo de vista mi propósito primordial._
_Puede que incluso me atribuya el mérito por las obras de Dios en mi vida._
_Tal sentimiento exagerado de mi propia importancia es peligroso para mi sobriedad y puede causar un grave daño a A.A. como un todo._
_Mi salvaguardia, la Duodécima Tradición, sirve para mantenerme humilde. Me doy cuenta de que, como individuo y como miembro de la Comunidad, no puedo hacer alarde de mis logros, y que “Dios hace por nosotros lo que por nosotros mismos no podíamos hacer”._
Del libro Reflexiones diarias
Copyright © 1991 by Alcoholics Anonymous World Services, Inc.