AA
2016.12.14 

Hay una cantidad de recursos disponibles en la Oficina de Servicios Generales de Nueva York para el servicio dedicado a personas mayores.

Además, el miembro del personal de la O.S.G. encargado de Necesidades Especiales-Accesibilidades se mantiene en comunicación con los miembros que llevan el mensaje a personas mayores mediante los Comités de Necesidades Especiales-Accesibilidades y los Comités de Cooperación con la Comunidad de Envejecientes y otros comités locales involucrados en este servicio. La OSG también provee información sobre A.A. a los profesionales que sirven a la gente mayor que se ponen en contacto con la O.S.G. y le pasa su información de contacto al comité de A.A. local pertinente para que le dé seguimiento.
La OSG publica el folleto de A.A. impreso en tipo de letra grande “A.A. para el alcohólico de edad avanzada, nunca es demasiado tarde” y una amplia gama de publicaciones de varios formatos, incluso el Libro Grande y Doce Pasos y Doce Tradiciones, para contribuir a llevar el mensaje a las personas mayores. Por otra parte, para los envejecientes confinados en su hogar, la OSG provee información sobre reuniones de A.A. por teléfono y en línea y coordina el Loners Internationalists Meeting (LIM) Correspondence Service (Servicio de Correspondencia para la Reunión de Internacionalistas Solitarios) que incluye a “Hogareños”, o sea, miembros confinados en el hogar e imposibilitados para asistir con regularidad en persona a las reuniones, muchos de los cuales son personas mayores. Y recientemente se puso al día el libro de trabajo de Comités de Necesidades Especiales/Accesibilidades, agregándole una sección de experiencias compartidas sobre “Sugerencias para trabajar con la comunidad de envejecientes”.
El tender la mano de A.A. a alcohólicos de edad avanzada puede darle esperanza a una población que con harta frecuencia se encuentra aislada y temerosa. El apoyo y la recuperación que conlleva ser parte de A.A. puede abrir la puerta a una nueva vida, sin importar la edad. Así lo describe “A.A. para el alcohólico de edad avanzada, nunca es demasiado tarde”:
“Me pasó algo una noche y, por más que bebía, no sentía nada. Algo me dijo que llamara a un viejo amigo de A.A. Pronto llegaron dos amigos y me hablaron, y les prometí ir a una reunión o hasta ir a un centro de rehabilitación si fuese necesario. Cumplí mi promesa y regresé, temblando, temeroso, lleno de vergüenza y remordimiento. Lo único que recuerdo de esa primera reunión fue que ‘se trata de un día a la vez’. Yo estaba dispuesto y listo pero no estaba muy seguro de estar en condiciones para hacerlo.
“A la edad de 72 años, empecé aquel primer día sin beber y acabo de cumplir 7 años de la mejor vida que jamás he conocido. He encontrado la paz y la serenidad con este maravilloso programa de A.A. y un Poder Superior que está haciendo por mí lo que yo no he podido hacer. “Recientemente vi una pegatina de parachoques que decía, ‘Si estás en el camino equivocado, ¡Dios te permite dar la vuelta en u!’ A.A. ha sido mi vuelta en u”.
Box459, Primavera 2015