AA
2016.10.30 

u obsesión de beber. Al regresar a Nueva York, se volvió muy activo con I o s Grupos Oxford, los que entonces eran dirigidos por el ministro episcopal, Dr.

Samuel Shoemaker. El Dr. Shoemaker había sido uno de los fundadores de ese movimiento y la suya, era una personalidad poderosa, que emanaba una inmensa sinceridad y convicción.
En ese tiempo (1932-1934) los Cupos Oxford, ya habían logrado la sobriedad de un numero de alcohólicos, y Roland, sintiendo que se podía identificar particularmente con estas víctimas, se impuso la tarea de ayudar a otros más. Dio la casualidad de que uno de ellos, era un antiguo compañero mío de escuela, de nombre Edwin T. (Ebbie-Ed.). El había estado amenazado de encierro en una institución, pero el Sr. II, y otro ex-alcohólico, miembro de los Grupos Oxford, le arreglaron su libertad bajo palabra y lo ayudaron a que lograra su sobriedad.
Mientras tanto, yo había recorrido la carrera del alcoholismo y también estaba amenazado de encierro. Afortunadamente había caído bajo el tratamiento de un médico, el Dr. William D. Silkworth, quien era admirablemente capaz de comprender a los alcohólicos. Pero así como usted se había dado por vencido en el caso Roland, él también se había dado por vencido conmigo. Su teoría era la de que, el alcoholismo tenía dos características, una obsesión que impelía a la victima a beber contra sus deseos y sus intereses y una especie de defecto metabólico que en ese tiempo llamó "alergia". La compulsión del alcohólico garantizaba que continuaría bebiendo y la alegría aseguraba que la víctima se deterioraría finalmente: perdería la razón o moriría, aunque ya había sido uno de los pocos que creyó que podía ayudar, se había al fin visto obligado a hablarme sobre lo irremediable de mi situación; también yo tendría que ser encerrado. Para mí, éste fue un golpe avasallador. Así como a Roland lo había preparado usted para una experiencia de conversión, del mismo modo me preparó a mí, maravilloso amigo, el Dr. Silworth.
Al conocer mi problema, mi amigo Edwin T. me vino a ver a mi casa, donde estaba yo bebiendo. Para entonces era noviembre de 1934. Desde hacía mucho tiempo había considerado a mi amigo Edwin como un caso perdido. Y sin embargo, estaba en un estado de evidente " liberación " que por ningún motivo podía deberse a su mera asociación, tan reciente, con los Grupos Oxford. Sin embargo, este evidente estado de liberación tan distante de la depresión usual, era sumamente convincente. Porque era un hermano de sufrimiento, desde luego, pudo establecer comunicación conmigo a gran fondo. Supo de inmediato que debía tener una experiencia como esta, o perecer.
De nuevo voy a estar al cuidado del Dr. Sihvorth, quien podría devolverme la sobriedad y así poder tener una visión más clara de la liberación de mi amigo y de la manera en que lo abordó a él Roland H.
Desintoxicado nuevamente del alcohol, me encontraba terriblemente deprimido. Esto parecía ser causado por mi incapacidad de adquirir ni la más ligera fe. Edwin T. Me visitó nuevamente y repitió las sencillas formulas de "los Grupos Oxford. Poco después que se fue, me sentimos deprimidos aún. En el colmo de la desesperación, grité, “Si hay un Dios, que se me presente ". Inmediatamente me vino una iluminación enorme en impacto y dimensión, algo que desde entonces he tratado de describir en el libro "Alcohólicos Anónimos y también en "La Mayoría de Edad de A. A.", Los textos básicos que le estoy enviando.
Mi liberación de la obsesión alcohólica, fue inmediata En ese momento supe que era un hombre libre. Poco después de mi experiencia, mi amigo Edwin fue al hospital y me llevó un ejemplar de "variedades de Experiencias Religiosas" de William James. Este libro me hizo comprender que casi todas las experiencias de conversión, cualquiera que sea
Su variedad, tienen un común denominador de un colapso afondo del ego. El individuo se enfrenta a un dilema imposible. En mi caso, el dilema había sido creado por mi compulsión por beber, y el profundo sentimiento de desesperanza había sido ampliamente ahondado por mi doctor.