AA
2016.10.31 

IP/CCP. Taller de Texas para ayudar a hacer A.A. ‘Anónimo pero no invisible’

“En un día perfecto de verano,” cuenta Stephen S., de Austin, Texas, “136 profesionales y miembros de A.A. aunaron sus mentes y sus corazones en el primer taller anual ‘Anónimos pero no invisibles’ organizado por el Área 68 Suroeste de Texas”. El propósito, explica, “era enterarse de la forma en que nosotros los A.A. podemos colaborar eficazmente con los profesionales del Área para llevar el mensaje de A.A. A su vez, nosotros compartimos información con los profesionales, así como con los estudiantes que estaban presentes, acerca de lo que nuestros comités locales de IP/CCP (Información Pública/Cooperación con la Comunidad Profesional) pueden y no pueden hacer.”
Esta primera vez, el taller se realizó en Victoria, lugar de ubicación central, dice Stephen, que es el anterior coordinador del comité de IP/CCP de los distritos 3B y 3C de Austin. Hubo tres paneles de discusión, cada uno compuesto por tres miembros de A.A. y tres profesionales representantes de distintas especialidades — la medicina; otra, legal y jurídica; y otra en la que se incluía un clérigo y dos consejeros.
“Fue muy impresionante y conmovedor,” dice Stephen, “vernos a través de los ojos de los profesionales. Una participante en el panel, una consejera, dijo que se sentía maravillada al vernos a nosotros, alcohólicos en recuperación, participar en el taller. Al igual que la mayoría de nuestros amigos profesionales, ella está familiarizada con ‘cómo éramos’ y ‘lo que sucedió.’ Pero rara vez los profesionales pueden ver ‘cómo somos ahora.’ Los presentes en el taller pudieron ver el amor, la tolerancia y el respeto que ahora practicamos los alcohólicos en recuperación. Pudieron ver a un grupo de personas —que antes no se mezclaban, que eran rebeldes, desamparados o desesperados— turnarse pacientemente en el micrófono para compartir su experiencia, fortaleza y esperanza.”
Justo antes de la pausa para la cena, dice Stephen, “un grupo de estudiantes de psicología levantaron la mano para preguntar acerca del apadrinamiento y los tipos de reuniones, entre otras cosas. Se les dio números de teléfono, direcciones de email donde podrían hacer más preguntas, y se les invitó a asistir a reuniones abiertas. Más tarde, un grupo de miembros llevamos a los estudiantes a una cafetería cercana para que pudieran ver de primera mano la magia del compartimiento que tiene lugar después de una reunión.”
La mañana siguiente después del taller, informa, “unos 38 miembros de A.A. interesados nos reunimos para examinar y evaluar lo que nos había gustado y lo que podríamos mejorar la próxima vez. Por ejemplo, algunos de los profesionales de los paneles del taller eran también alcohólicos en recuperación y nos pareció que en el futuro sería mejor si no coincidieran. Además nos dimos cuenta de que si el taller es para profesionales, no deberíamos usar la jerga de A.A.; y si es para miembros de A.A. no tenemos que explicar lo básico de A.A. Decidimos que en las sesiones del taller sólo para miembros de A.A. debemos dejar más tiempo para que los comités presenten sus informes e ideas acerca de los trabajos de IP/CCP que se están haciendo en sus distritos.”
Los profesionales fueron de gran ayuda, dice Stephen. “Los médicos indicaron que dar el número de teléfono de un miembro de A.A. a un paciente alcohólico constituiría una violación de HIPPA — Ley de responsabilidad y portabilidad del seguro médico que ordena que los proveedores de cuidados de salud y los seguros médicos protejan la privacidad de los expedientes de los pacientes. Estuvieron de acuerdo en que la línea de emergencia local, en la que los pacientes pueden iniciar el contacto, sería la mejor solución; y todos dijeron que les gustaría tener literatura de A.A. para dársela a sus pacientes.”