AA
2020.04.16 

Vuelvo al mismo grupo de donde había corrido, con una mentalidad diferente y ahora con firme determinación de aprender más del programa y concepto de AA.

Específicamente en el mes de agosto de 2017, me di la oportunidad de atender muchas juntas y comprender más a los compañeros del grupo. Me sumergí en la literatura y en la experiencia que pasaron los primeros cofundadores del programa, y llegué a la conclusión que es un maravilloso programa de recuperación. Me fueron abiertos los ojos del entendimiento, no sin antes darme la tarea de pedirle a mi Poder Superior, mi Dios y eterno Padre, de darme la oportunidad de aceptar mi derrota ante el alcohol.
Se clarifica en mi mente la maravillosa obra de los Doce Pasos, sus Doce Tradiciones y los Doce Conceptos. Fue para mí una revelación asombrosa, relacionar tres veces doce, número muy importante en mis estudios espirituales y llega a mi mente el proyecto de servicio de doce hombres por amor a la humanidad. Ahora veo con otros ojos y otro corazón a mis veteranos compañeros del grupo, sirvo en lo que puedo y vuelve en mi ser el profundo amor y respeto por mis semejantes. Hago de la Oración de la Serenidad mi costumbre de día a día, y trato al máximo de poner en práctica nuestra Declaración de la Responsabilidad.
Relaciono esta gran obra de Dios a la siguiente escritura que les narraré a continuación, la cual fue dada a un buen hombre y escrita en un buen libro exactamente ciento cinco años atrás de la fundación de AA, en el año 1830, la cual dice así:
“He aquí, una obra maravillosa, está a punto de aparecer entre los hijos de los hombres. Por tanto, si tú quieres participar, ven, ya el campo está listo para la siega, mete tu hoz y atesora para sí.”
Ahora comparto esta obra maravillosa: “Cuando cualquiera, dondequiera extienda su mano pidiendo ayuda, yo quiero que la mano de AA esté siempre allí. Y por esto: Yo soy responsable.”
Un profundo agradecimiento a mis actuales compañeros del grupo en la Unidad cuarta del Centro de Detención, donde nos encontramos por ser coparticipantes en esta obra maravillosa. A mis compañeros, y muchos otros más que en su momento entenderán este mensaje de amor, unidad, recuperación y servicio. También un caluroso abrazo a todos mis compañeros del Grupo Serenidad, que me vieron nacer en el mes de octubre del 2017 y que pronto, con la ayuda de Dios, tendré la oportunidad de abrazarlos físicamente.
Felices 24 horas compañeros, un día a la vez y un saludo fraterno a millones de compañeros en el mundo entero, que cargamos con ese legado maravilloso de Dios. Amén.
-- Yader A.
Henderson , Nevada, USA